Nuestra historia

Theme picker

Ruta del autocuidado, un esfuerzo de todos y para todos

La pandemia impuso nuevas maneras de relacionarnos. Nos vimos de frente con la vulnerabilidad de la vida y la salud, con la crisis económica, el aislamiento, el miedo. Y el Metro no se ha eximido de vivir todo eso. 2020 ha sido un año de grandes aprendizajes, ajustes, reinvenciones. Un año en el que volvimos a comprobar la capacidad de resiliencia que tenemos y que nada nos queda grande.

Para llegar a decir eso, solo basta con mirar la historia del Metro, que es a su vez la historia de los no imposibles. Para llegar a tener metro en la ciudad, se tuvo que pasar por un camino de muchos altibajos, de suspensiones de la obra, crisis e incertidumbre. Hoy la empresa de transporte atraviesa por una situación compleja, esta vez a causa de una pandemia, que ha impuesto el reto de buscar nuevas alternativas creativas para garantizar la vida, la continuidad del servicio y de la empresa.

Han sido muchas las acciones emprendidas desde las distintas áreas que conforman el Metro de Medellín, todas encaminadas a fortalecer lo que se ha denominado: la ruta del autocuidado. Una ruta que busca contribuir al cuidado de la vida de los servidores del Metro, y a su vez de los usuarios, y la de todos los distintos grupos de interés de la empresa de transporte.

La ruta del autocuidado busca garantizar la continuidad del Metro de la mano de sus distintos públicos de interés, fomentando y extendiendo la Cultura Metro desde la resiliencia, virtud que nos ha acompañado en estos 25 años de operación.

Cuidado de los servidores

Los servidores son el principal capital de la empresa. Por eso, en medio de esta coyuntura les dijimos: gracias. Sin ellos, sin su compromiso, esfuerzo y sentido de pertenencia no estaríamos donde estamos hoy. A cada uno de ellos hemos querido llevarles un mensaje de fortaleza y motivación para continuar prestando el mejor servicio con alegría y pasión. Los estamos cuidando con la limpieza permanente de los puestos de trabajo, señalización que determina la distancia prudente que se debe mantener entre compañeros y con usuarios, es exigencia el uso permanente del tapabocas y el lavado y desinfección constante de manos.

Huellas en los trenes

Para sensibilizar frente a la importancia de mantener distancia física entre las personas, llenamos de huellas de colores 38 unidades de trenes MAN. 20.064 huellas pintadas por 10 artistas urbanos de Medellín que contribuyen con la ruta del autocuidado y generan alegría.

Campaña “Nos mueve la confianza

Para motivar el uso del sistema con tranquilidad y confianza, creamos la campaña Nos mueve la confianza, informándoles a los usuarios, datos que les permita saber que el metro no es foco de propagación del virus gracias a su sistema de ventilación. Con ayuda de expertos de la Universidad Nacional logramos saber que el 80% del aire en los trenes se renueva en menos de dos minutos.

Viajes en silencio

Un llamado permanente para los usuarios es a la corresponsabilidad, por medio de las redes sociales de la empresa y el sistema de megafonía. Solamente con la ayuda, la conciencia y la responsabilidad de todos se puede frenar la expansion del virus. Por eso, se invita de forma constante a usar correctamente la mascarrilla tapando nariz y boca y a viajar en silencio para evitar la expansion de partículas que pongan en riesgo la salud de otros dado que, también datos de expertos de la Universidad Nacional, 4 minutos de diálogo equivalen a las partículas emitidas durante 30 segundos de estornudos.

Escalonar horarios

El Metro ha impulsado la reflexión en la ciudad sobre la importancia de implementar el escalonamiento de horarios como una manera de evitar aglomeraciones y prevenir el covid-19. De la mano de la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín se ha propuesto esta campaña o iniciativas para que las empresas de la ciudad region se acojan.

Desinfección permanente

Como parte de la prevención del covid-19 el Metro realiza desinfección especializada profesional permanente en los trenes, plazoletas y estaciones. Las técnicas se llaman nebulización UVL y termonebulización. Para la nebulización se usa un equipo motorizado que genera presión para la aplicación de productos desinfectantes y para la termonebulización se usa un equipo a gas butano. Su aplicación es nocturna.

Estos productos son utilizados en más de 25 países del mundo y en Colombia cuentan con registro Invica e ICA para ser usados en sectores como el hospitalario.

Dispensadores y lavamanos

Desde el 16 de marzo de este año se cuenta con 64 dispensadores en distintas estaciones del sistema, con un consumo promedio de 2.700 litros al mes. Igualmente, se cuenta con 79 puntos de lavados de manos con dispensadores de jabón líquido y toallas desechables. Hoy la cobertura con estos lavamanos en el sistema es del 98%.