Imagen Las vírgenes del Metro

Museo Metro

Theme picker

Las vírgenes del Metro

Las condiciones sociales en las cuales se inauguraba el Metro de Medellín en la década de los 90 estuvieron marcadas por los índices de mayor violencia que la ciudad había vivido hasta entonces. Fue una década para comprender que la transformación era posible solo a través de la cultura y de la inclusión de sectores históricamente marginados y, como respuesta a la violencia de esos años, en 1990 se creó la Consejería Presidencial para Medellín, una apuesta del gobierno nacional que contó con el apoyo de líderes de distintos sectores de la ciudad y de la empresa privada para propiciar cambios reales y oportunidades a la población de mayor vulnerabilidad: los jóvenes. Esos años dejaron obras icónicas, como Rodrigo D No Futuro y No Nacimos Pa´semilla, que perviven en el imaginario colectivo y ayudan a comprender cuál era el espíritu que se vivía en un amplio sector de la sociedad.

Ante este contexto, el Metro de Medellín comprendió que la vida se protegía si la sociedad permanecía unida, y que el mayor blindaje que podía tener la infraestructura pública, en permanente amenaza, era el acompañamiento social. Y para generar apropiación e identificación cultural, el Metro construyó un proyecto expositivo de obras de arte en las estaciones del sistema y de su entorno inmediato.

Las primeras cuatro obras fueron instaladas en el año 1996, dando inicio a la serie que más tarde se conocería con el nombre de Las vírgenes del Metro, que hoy suman veintidós. La instalación de obras de esta temática estuvo condicionada por su valor simbólico para la sociedad antioqueña. No se trataba de una exposición de obras para la devoción, sino para la admiración, aun así, no fueron indiferentes ante críticas que expresaban que Colombia había sido reconocido como un país laico en su reciente Constitución.

La curaduría estuvo encomendada al pintor, ilustrador y diseñador Humberto Pérez, quien expresó en su momento la importancia que tendrían las obras como protección a la infraestructura, no por efectos sobrenaturales, sino por el respeto a la imagen de la virgen. Humberto Pérez invitó a distintos artistas a participar del proyecto con producciones originales y gestionó los permisos de reproducción de otras obras existentes. En esta Galería de Arte se pueden apreciar obras de artistas como: Ethel Gilmour, Débora Arango, Jorge Rojas, Enrique Grau, Rodrigo Isaza, Fernando Botero, Oscar Jaramillo, Eduardo Toro, Luis Fernando Peláez, Olga Lucía Gutiérrez, Rafael Sáenz, Libardo Ruiz, José Ignacio Vélez, Lucía Sánchez, Rommel Toro, Fernando Acosta, Carlos Acosta, Raúl Álvarez, Gabriel Ripoll Jaramillo y María Lucía Vélez.

Esta Galería de Arte Público está disponible para el disfrute de toda la ciudadanía, pues no es necesario ingresar al sistema para apreciar las obras. Quien decida hacer un recorrido por las obras va a encontrar diversas advocaciones de la virgen, con una representación cultural cercana a nuestra realidad y en algunos casos juguetona, plasmadas a través de distintas técnicas, entre las que se destacan: murales al fresco, mosaico, relieve en cemento, acrílico sobre lienzo, grabado en metal, cerámica, óleo sobre madera, entre otros.

Recorrer la ciudad a través de sus obras de arte, es hacer un recorrido histórico en el que se pueden conocer los valores simbólicos de cada sociedad; y aunque el arte sigue siendo fundamental para la apropiación social de la nueva infraestructura que construye el Metro, hoy los temas son otros, y se suman al patrimonio artístico y cultural que el Metro de Medellín tiene para el disfrute de todos los usuarios y sus distintos públicos de interés.


Gerencia Social y de Servicio al Cliente
Metro de Medellín